Menu Principal

MÁS ALLÁ DEL BENCHMARKING

El Benchmarking tiene consecuencias que van más allá del mismo proceso: reforma todos los niveles de la empresa. En efecto, modificar el proceso de fabricación del producto o servicio conduce también a reformar la organización jerárquica de la empresa, el producto o servicio como tal, y el estado anímico de los empleados.

MODIFICACIÓN DE LAS FRONTERAS

Aunque es verdad que el Benchmarking debe ser dirigido por aquéllos que se beneficiarán para una mejor aceptación de las decisiones, los cambios que implica sobrepasa a menudo el proceso, sección o departamento de la empresa sometida al mismo, las fronteras de este departamento o de la misma empresa también pueden variar y las comparaciones muestran qué se ganaría al modificar algunas de estas fronteras. El Benchmarking no sólo afecta a un departamento sino también a la estructura global de la empresa y, por consiguiente, debe ser supervisado por la dirección.

LA SIMPLIFICACIÓN DE LAS ACTIVIDADES    

 

Por otro lado, para adquirir una cierta superioridad sobre los competidores, la metodología del Bechmarking tiene como única meta llegar a la simplificación de los procesos. El Benchmarking identifica qué actividades se corresponden con los requisitos exigidos por los clientes y elimina aquéllos que no son estrictamente necesarios. El Benchmarking pretende establecer procesos simples que:

  • Satisfacen los requisitos de los clientes.
  • Son fáciles de aprender y usar.
  • Simplifican las relaciones de la empresa con el exterior.
  • Son económicos y rentables.
  • Incluyen el mínimo de fases y minimizan los riesgos de duplicación.
  • Son fácilmente controlables.
  • Son sensibles a las modificaciones de los requisitos de los clientes.

Si la empresa llega a este nivel de simplificación, mejora sus resultados al mismo tiempo que satisface mejor los requisitos de sus clientes.

TOMA DE INICIATIVA

Finalmente, el Benchmarking también cambia las mentalidades.
En efecto, un proceso de Benchmarking no se contenta con situar a la empresa al nivel de sus competidores imitándolos, pues la empresa perdería el tiempo intentando alcanzar a competidores que siempre estarían por delante.
El Benchmarking no es un hecho puntual, limitado por el tiempo, debe de ser un estado de espíritu, que se apoye en los siguiente puntos:

  • Tener como objetivo la satisfacción total del cliente.
  • Buscar los métodos más eficaces.
  • Integrar las tecnologías probadas.
  • Tender a la simplificación.
  • Concentrar el esfuerzo en las fuentes de costes más importantes.
  • Ser creativo y utilizar las herramientas de mejora de la calidad.

En una palabra, el Benchmarking es ante todo una apertura permanente hacia el cambio.

Dirección Estratégica y Reingeniería de Procesos
© Ángel Barrantes  Adrian Fuentes  Christian Reyes

9 de Enero de 2002